x

Nuestro proyecto

Nuestra misión es co-laborar con comunidades en situación de pobreza del África subsahariana reconociendo el vínculo de cada uno de nosotros como parte de una sola humanidad.

¿Qué hacemos?
La Fundación Amandla entrega becas de escolaridad y transporte a niños en situación de vulnerabilidad social al noreste de Sudáfrica, específicamente en la provincia de Limpopo, la con mayores índices de pobreza en el país y donde nuestro fundador vivió durante dos años.

Si bien el sueño de este proyecto comenzó con la entrega de cuatro becas en 2014, desde 2017 son 22 los niños y jóvenes que reciben las becas escolares de parte de sus padrinos y de nuestra fundación.  Los padrinos  son los encargados de velar por el pago de la matrícula, mensualidad escolar, transporte, uniformes y útiles escolares desde un concepto crucial como lo es el vínculo y Amandla provee de la organización y la gestión necesarias para que esto se cumpla. Desde Pre-Kinder y hasta Cuarto Medio cada uno de nuestros niños irá creciendo y desarrollando su vida en la escuela acompañados no solo por su familia, sino que también por sus madrinas o padrinos respectivos, en un proceso continuo de amor y responsabilidad mutua que rige el corazón de Amandla.

Nuestra mirada se centra en generar una conciencia colectiva, donde las fronteras impuestas por nuestras visiones limitadas den paso a una sola gran humanidad compuesta por iguales que merecen y luchan por ser tratados con la misma dignidad. Creemos en la educación formal que entregan las escuelas a la que asisten nuestros becados y en la educación informal que entregan la vida en comunidad y las redes de apoyo familiar y vecinal. Soñamos con seguir creciendo e incorporando a muchos más niños. El proyecto de co-construcción de Amandla recién comienza y esperamos contar contigo para seguir soñando por ellos… y por nosotros mismos.

Principios

– Creemos en la educación como un pivote de desarrollo que evita la dependencia y que consigue resultados en el presente y en el futuro.

– Apostamos por un modelo de desarrollo que viene de abajo hacia arriba (bottom – up) y que ofrece una posibilidad de educación a las familias de manera progresiva. Hemos empezado con pocos y buscamos asegurar una intervención responsable y permanente en el tiempo.

– Creemos que el desarrollo es responsabilidad de toda la sociedad y más allá de la acción de los Estados y sus políticas públicas, las contribuciones de empresas a través de responsabilidad social o la implementación de iniciativas de las Naciones Unidas, no podemos permanecer pasivos en nuestro compromiso ético por contribuir en este propósito.

Con cada acción que hacemos sobre este hermoso planeta, incluso con cada actitud y pensamiento, dejamos una huella, aunque no la veamos. Tantas de nuestras acciones apoyan o generan inequidad en nuestra sociedad. Apadrinar la educación de un niño es una forma de dejar una huella mejor…

Comunidad Amandla

21 NIÑOS  de las aldeas de Xitlhelani y de Rhulani, en el norte de Sudáfrica reciben becas escolares. Todos cursan educación pre-básica y básica en los dos mejores colegios privados bilingües de la zona: Mahlahle y Holy Rosary School. En estos colegios depositamos directamente la mensualidad escolar, con lo que nos aseguramos que todo el dinero que aportan los padrinos va directamente a su educación. Sus FAMILIAS son quienes con todo el esfuerzo y dedicación sostienen la educación de cada niño, en términos de velar por su asistencia a las escuelas y otorgarles el apoyo necesario para dicha misión. Si bien muchas veces no cuentan con la posibilidad de cubrir sus necesidades básicas (como acceso a agua potable o electricidad), el corazón con el que se entregan por sus hijos resulta crucial para el cumplimiento de los objetivos.

Los PADRINOS financian la educación formal de cada uno de nuestros niños hasta la enseñanza media y con lo que aportan se cubre los gastos de colegio, transporte, uniforme y útiles entre otros, todos directamente relacionados con la educación.

Los AMIGOS colaboran mensualmente con dinero para cubrir los gastos operacionales de la fundación, que permiten que las becas lleguen a los niños (impuestos de  envío de dinero, contabilidad, administración, envío de voluntario en el territorio, etc.); así mismo, colaboran donando su trabajo para cubrir alguna de las áreas de gestión y así aminorar los costos.

El EQUIPO CHILE/SUDÁFRICA está constituido por personas que en ambos países trabajan a diario en la administración y ejecución directa de las diferentes áreas de la fundación (Comunicaciones, finanzas, administración, comunidades, área legal, coordinación en territorio, diseño, etc.).

Todos juntos formamos la GRAN COMUNIDAD AMANDLA, y trabajamos para recordar que TODOS SOMOS UNO.

¿Y por qué en África?
 Para recordar que las fronteras son una ilusión y la desigualdad de los que “están lejos” también es nuestro asunto… Apadrinar un niño nos permite reconocer que ese niño y yo SOMOS. Que TODOS SOMOS UNO.

 

Porque YO SOMOS, TÚ SOMOS, ÉL SOMOS.

Graduacióm